El blog de Andrea Catalano

ESTE ES UN BLOG SOBRE LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LAS TELECOMUNICACIONES. AQUÍ VAS A ENCONTRAR NOTICIAS SOBRE LANZAMIENTOS DE PRODUCTOS Y TAMBIÉN SOBRE EL NEGOCIO DE LAS PRINCIPALES COMPAÑÍAS DE LA INDUSTRIA, AQUELLOS QUE TENDRÁN INFLUENCIA EN SU CONSUMO. PERO DE TANTO EN TANTO PODRÁS SORPRENDERTE CON CUALQUIER OTRO TEMA, DE LA COYUNTURA O DE PURO GUSTO ... PARA NO ABURRIR CON TANTOS BITS Y BYTES.

Los nómades digitales tienen un espacio en Palermo para trabajar de manera desestructurada ... y cool

Sara Hohenshelt es ingeniera civil. Dejó San Francisco hace tres meses para venir a la Argentina a estudiar español. El acuerdo con su jefe allá en los Estados Unidos fue que continuara conectada a través d ela banda ancha para que revisara los planos, diseñara lo que fuera necesario en cada nueva obra que surgía y volviera a mandarlos cuando estuvieran listos. Al principio, lo hacía desde el departamento que alquila, pero hoy "mudó" su teletrabajo hasta Areatres.

Carolina Restrepo es oriunda de Medellín. Llegó al país hace tres años para conocer ... y le gustó tanto, que al final se quedó. Empleada de Miniatures Studios, una empresa que desarrolla aplicaciones en español para el iPhone, también apostó por el teletrabajo. Una buena conexión de banda ancha y la computadora la mantenían conectada desde su casa a todo lo que sucedía en Colombia y en la empresa. Lo mismo le sucedió a Emely, compañera de trabajo en Miniature, que hizo las valijas hace tres meses en Nueva York para, al igual que Sara, aprender español en la Argentina. Los tres meses se han convertido en nueve. El nuevo idioma avanza muy bien y también el trabajo. Pero tanto Carolina como Emely dejaron de teletrabajar desde su casa para hacerlo, mates de por medio, en el living de Areatres.
Kärcher es una empresa de hidrolavadoras, de origen alemán. Es tan popular en Europa que "kärcher" es un genérico de las hidrolavadoras. La empresa está comenzando sus operaciones en América latina y Bernd Hagemann es el responsable de ir abriendo los negocios en distintos países, entre ellos, la Argentina. Munido de una portátil  Samsung, todos los días se conecta con sus jefes y lo hace, también, desde Areatres.
Areatres es un espacio inaugurado hace algo más de un mes en lo que se conoce como Palermo Soho. Se trata, en principio, de oficinas inteligentes porque es un lugar dotado de la suficiente  infraestructura de telecomunicaciones para que quienes necesiten trabajar conectados a internet, de manera fija o inalámbrica, lo hagan con la comodidad de estar en un espacio abierto, flexible, relajado. Como si fuera la oficina, pero más desestructurado. Como si fuera su casa, pero con la posibilidad de interactuar con otros. Desde aquí se teletrabaja, no hay dudas. Y cada uno elige de qué manera hacerlo.

Los nómades digitales
El espacio está orientado a lo que sus dueños llaman "nómades digitales", es decir, profesionales independientes que llevan su trabajo en una computadora portátil y se conectan en aquellos
 lugares donde lo desean. Así, Areatres, vendría a convertirse en uno de estos espacios para acceder a la web y trabajar, eligiendo el entorno que más les agrade. 
 El espacio está dividido en tres segmentos: un área de escritorios, otra área de salas de reuniones, y el área living. El primero es una seguidilla de boxes que simulan los escritorios de cualquier empresa, mientras que el segundo apunta a recrear salas de reuniones en las que es posible discutir diversos temas o mantener videoconferencias. La última es la zona del living, que se extiende a un patio inspirado en decoración fen shui, y que
 permite a quienes así lo deseen trabajar con sus portátiles en un lugar mucho más relajado. 
"El horario de trabajo que cumplo acá no es tan estructurado. Inclusive soy más productiva porque si estoy en mi departamento o en un café me distraigo con cualquier cosa. En cambio acá, tengo un ambiente de trabajo similar al de mi oficina en Estados Unidos. Entonces, si quiero ruido me quedo en el living, y cuando necesito silencio o me pongo los auriculares o me voy a alguna de las salas de reuniones", describió Sara.
En el lugar hay sillones y  mesas bajas, y bases para apoyar las laptops donde sea necesario. La tecnología inalámbrica cubre las plantas baja y alta, donde se crearon dos espacios más, uno para capacitación y otro para eventos empresariales.
El mate, la gaseosa, el café, las galletitas forman parte del espacio, y es curioso ver cómo los
extranjeros que llegan hasta este lugar aprenden a cebar nuestra infusión típica ... y a beberla en momentos clave, como cuando el sol de la siesta pega en los ventanales y dan más ganas de dormitar que de seguir trabajando.
"Antes trabajaba desde mi casa pero este lugar permite reunir a todos los integrantes del equipo de una manera flexible y sin rigidez. Antes lo hacíamos en un bar y era difícil integrarse porque o la conexión a internet no era buena o la distracción es permanente, pero acá se está cómodo y se puede trabajar", explicó Carolina Restrepo.
"Para mí, Areatres es el punto de reunión para trabajar con vendedores hasta que vayan saliendo las autorizaciones correspondientes para operar -comentó Bernd Hagemann- El primer paso para abrir los negocios fue obtener las licencias correspondientes. Ahora, estamos en la segunda etapa que es encontrar oficinas en las cuales establecernos. Pero hasta que eso se concrete vamos trabajando desde aquí".
Las opciones para alquilar los diversos espacios varían de acuerdo al tiempo y al o los lugares que se elijan. Así, un pase por un día de trabajo en Areatres puede costar $80, mientras que una sala privada para dos personas puede alcanzar los $4.100 por mes. En el medio surgen una amplia variedad de opciones para satisfacer la necesidad de cada nómade digital que llegue hasta este lugar.
El proyecto fue obra de Martín Frankel, Leonardo Militello y Fernando Hitzig, quienes se inspiraron en diversos lugares desetructurados que conocieron en el mundo y, siendo ellos mismos nómades digitales, aplicaron esos aspectos a este nuevo concepto. Una gran oficina inteligente dividida en espacios flexibles dotadas de gran diseño y de tecnología IP para la infraestructura de telecomunicaciones. De tal modo que, alquilado en su máxima capacidad, unas 50 personas podrían estar trabajando en forma simultánea sin ningún inconveniente, al mismo nivel que lo haría cualquier empresa argentina con un plantel equivalente. 

1 Comentário:

Verónica dijo...

La verdad que a mi me encantan estos espacios.
Desde hace no mucho que vivo en un apartamento en Palermo, y esto tener este tipo de lugares para trabajar relajados, es una delas cosas que mas me gustan de la zona